El acceso de los hogares a los servicios sociales se combina con esfuerzos y mecanismos de integración cultural, promoviendo y protegiendo las expresiones colectivas, las redes sociales y la experiencia comunitaria. Fomenta la construcción de identidad y participación ciudadana. El programa incide en el desarrollo a través de la coordinación y articulación para la creación de capacidades y oportunidades para las familias en extrema pobreza y vulnerabilidad social.