Progresando con
Solidaridad

Vicepresidenta llama a enfrentar obstáculos frenan empoderamiento de la mujer

agosto 25, 2015

“La mujer invierte el dinero que produce en su familia, su casa y su comunidad, lo que redunda en beneficios para la sociedad. Se elevan las tasas de matriculación y asistencia de los niños a las escuelas, evitando que caigan en la delincuencia o en la vagancia”, Margarita Cedeño

SANTO DOMINGO.- La vicepresidenta de la República, doctora Margarita Cedeño, aseguró que el empoderamiento económico de la mujer es vital para logar la equidad de género y el desarrollo de los países de la región, al considerar que la participación igualitaria de las féminas en la fuerza laboral elevaría el Producto Interno Bruto (PIB) en un cinco por ciento.

Destacó que en algunos países de la región el trato igualitario en el aspecto laboral entre hombres y mujeres permitiría reducir la pobreza hasta en un 12 por ciento.

Indicó que una mayor participación de la mujer en el trabajo tiene beneficios hacia a lo interno de la empresa y la industria; así como en el hogar, la comunidad y la sociedad en sentido general.

Empero señaló que la pobreza extrema, embarazo a temprana edad, la violencia de género y la discriminación aleja a las niñas y adolescentes de los estudios, un mal que debe ser enfrentado con firmeza para permitir el empoderamiento de las féminas y su acceso igualitario al mercado productivo de la región.

Al participar como oradora principal durante el acto inaugural del XV Encuentro Regional de Mujeres de Partidos Políticos, organizado por el Parlamento Centroamericano (PARLACEN), la Vicepresidenta manifestó que los últimos 20 años de lucha por la igualdad de género han demostrado que donde hay mujeres empoderadas, las sociedades progresan.

“Los resultados del empoderamiento económico han permitido que millones de mujeres alrededor del mundo rompan las cadenas de esclavitud cultural y emocional a las que eran sometidas por su pareja, por su familia o por su comunidad”, aseguró la doctora Margarita Cedeño.

Resaltó que los beneficios que tiene el empoderamiento femenil para la sociedad son múltiples, “porque no hay dudas de que un aumento en los ingresos de la mujer resulta en mejoras sustanciales en la salud, la educación y el bienestar integral, no solo de ella, sino también de su familia y la comunidad”.

Sin embargo, la Vicemandataria dijo que aunque se ha avanzado en los últimos años, llama a preocupación la persistente discriminación en áreas como el empleo, las facilidades técnicas y financieras para las mujeres rurales que se dedican a la agricultura, la integración en la industria y el cierre de la brecha salarial entre ambos géneros.

“A esto, súmenle el porcentaje de mujeres en pobreza extrema y los retos que enfrenta para completar sus estudios primarios, secundarios y terciarios; porque no podemos borrar la realidad de que el embarazo en las adolescentes, la violencia de género y la discriminación en general, alejan a nuestras niñas de las escuelas y a nuestras mujeres de los centros de estudios, aunque a pesar de ello, y en las últimas dos décadas, las jóvenes y las mujeres se han dedicado a estudiar y a prepararse y continuamos siendo mayoría en las escuelas y universidades”, enfatizó.

Señaló que en la región, la participación de los hombres en el mercado laboral casi duplica a la de las mujeres, siendo la tasa de desempleo tres veces mayor en los países miembros del Parlacen.

Dijo que de acuerdo a la Red de Institutos de Formación Profesional de Centroamérica, Panamá y República Dominicana, el 80% de los jóvenes que no trabajan ni estudian son mujeres; y en el caso de conseguir un empleo tiene que hacerlo sometida a la discriminación en su salario, que en promedio es 27% menor al percibido por los hombres.

“Las mujeres, principales responsables de la alimentación en el hogar, tienen poco acceso a recursos productivos y créditos, y en la gran mayoría de los casos carecen de asistencia técnica y capacitación necesaria para mejorar su productividad. Pocas poseen tierras, o bien cuentan con extensiones reducidas y de baja calidad”, manifestó al referirse a la situación de la mujer que trabaja en la agricultura.

El caso dominicano

La Vicemandataria resaltó que el Gobierno ha asumido un gran compromiso con la mujer dominicana a través de las instituciones que forman parte del Gabinete Social y del programa Progresando con Solidaridad (PROSOLI), que ella dirige, desde donde “hemos emprendido un ambicioso proyecto de creación de capacidades, oportunidades, empoderamiento y promoción de las mujeres”, abordando sus carencias con un enfoque desde la integralidad y respeto de su dignidad.

“Estamos apostando a que las mujeres se conviertan en las protagonistas de su propio progreso y desarrollo”, aseguró Cedeño.

Añadió que la inversión en alimentos que hace el Gobierno a través de Prosoli entre las mujeres en situación de pobreza, ha permitido disminuir la anemia en un 50% en los hogares calificados como pobres participantes de dicha iniciativa.

Margarita Cedeño destacó que la integración de la mujer en las comunidades resulta en un aporte significativo a la solución de los problemas que les afectan; siendo ese capital social un factor que incide en la transparencia y rendición de cuentas en el ámbito público.

Aseguró que el desarrollo económico y social de la mujer la impulsa a participar de los procesos políticos y en la formulación de políticas públicas, lo que fortalece la labor que realizan las distintas instituciones del Estado.

Al enfocar los avances en la lucha por la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer, la Vicemandataria señaló que aspira a que en la próxima revisión de la Agenda Nacional de Desarrollo que se realizará en el 2030, se alcance la meta de declarar a la República Dominicana y al mundo libres de la discriminación contra la mujer, pero agregó que ese objetivo requiere del esfuerzo y compromiso de todos.

Participaron junto a la vicepresidenta Margarita Cedeño la presidenta del Senado, Cristina Lizardo; la ministra de la Mujer, Alejandrina Germán; el presidente del Parlacen, Armando Bardales; la vicepresidenta de Honduras, Lorena Herrera; el director ejecutivo del Sistema de Integración Centroamericana (SICA); Werneer Vargas.

También la magistrada de la Corte Centroamericana de Justicia, Silvia Rosales; Juan Pablo Plácido y Mayra Tavárez, vicepresidente y secretaria del Parlacen por el país; y la presidenta en funciones del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), Peggy Cabral.

Etiquetas:

Contenido | Menú | Botones de Acceso