Progresando con
Solidaridad

Instituciones presentan protocolo protegerá niños huérfanos por feminicidios

noviembre 19, 2015

El accionar pretende rescatar y proteger de la pobreza, discriminación, exclusión, abandono, explotación y abuso a esos niños que han quedado sin el cuidado de sus padres

SANTO DOMINGO-. La Vicepresidencia de la República presentó este jueves en el Palacio Nacional el Protocolo del Programa de Atención a Niños, Niñas y Adolescentes Huérfanos por Feminicidios, instrumento que fortalecerá la protección social con una política pública dirigida a garantizar los derechos de los menores afectados por dichas tragedias.

El protocolo fue presentado por la directora general del programa Progresando con Solidaridad (Prosoli), Altagracia Suriel, en compañía del especialista en protección social del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), Eduardo Gallardo; la procuradora adjunta para asuntos de niños, niñas y adolescentes, Marisol Tobal; Natividad López Fernández, del Ministerio de la Mujer; y el padre Juan Linares, director de la Fundación Don Bosco.

La iniciativa se ejecutará a través del programa Progresando con Solidaridad con el apoyo del Ministerio Público, el Consejo Nacional para la Niñez (Conani), el Ministerio de la Mujer (MMujer), Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social, el Seguro Nacional de Salud (Senasa), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), entre otras instituciones del Estado y no gubernamentales.

Durante la presentación Suriel informó que el programa pretende intervenir unos 300 niños y niñas huérfanos cada año producto de estos hechos fatales e integrarlos a la Red de Protección Social del Gabinete de Coordinación de Políticas Sociales.

Señaló que Prosoli protege actualmente a 80 de estos niños y niñas en varias provincias del país que han quedado en orfandad de uno o de ambos padres producto de la violencia intrafamiliar.

“Hemos recibido 34 casos de feminicidios y se están atendiendo con apoyo socio-familiar y seguimiento personalizado a 44 familias acogedora a nivel nacional, de las cuales 80 niños, niñas y adolescentes son huérfanos víctima de feminicidios, en edades comprendidas de seis meses a 17 años de edad, 44 varones y 36 hembras”, sostuvo.

Indicó que un estudio realizado por la Procuraduría General de la República en 2012 reveló que por cada feminicidio quedan huérfanos un promedio 2.5 niños y adolescentes, lo que representa 300 por año.

La directora general del Prosoli dijo que la iniciativa procura integrar también a igual número de familias de las víctimas de violencia intrafamiliar o que acojan a niños y adolescentes, evaluarlas a través del Sistema Único de Beneficiarios e integrarlas como beneficiarias de Prosoli para involucrarlas en acciones socioeducativas y psicológicas.

Informó que el accionar pretende rescatar y proteger de la pobreza, discriminación, exclusión, abandono, explotación y abuso a esos niños que han quedado sin el cuidado de sus padres; así como brindar ayuda psicológica, inserción escolar y acompañamiento constante para que pueda superar las secuelas negativas y alcanzar la superación personal.

Señaló que para ejecutar la iniciativa se tomó en cuenta los daños emocionales que sufren niños y niñas tras atravesar este tipo de situación, de sufrir violación sexual u otro tipo de agresión, por lo que el protocolo dispone de atención integral y profesional en varios ámbitos para mitigar las secuelas de esas acciones.

Asimismo, explicó que la intervención procura evitar que los menores sobrevivientes de feminicidios repitan la experiencia vivida durante el desarrollo de sus vidas, a la vez busca contribuir sustancialmente al desarrollo y seguridad de los huérfanos al garantizar el ejercicio de los derechos a una vida digna.

Durante el acto, se les entregó la tarjeta Progresando con Solidaridad a ocho de las familias con niños huérfanos, quienes ingresaron al programa como beneficiarias luego se ser evaluadas por el Siuben.

Responsabilidades

Para la ejecución estratégica el Ministerio Público tiene la responsabilidad de identificar, proteger y referir a los NNA. En este sentido, tomará todas las medidas de resguardo del niño o niña entre sus familiares o vecinos cercanos. También notificará al Tribunal de Niños, Niñas y Adolescentes, que es el responsable de validar a la familia sustituta y de tomar las medidas de protección que considere pertinentes.

De igual manera, Prosoli asume el compromiso de seguimiento, el cual consiste en un acompañamiento psicológico y socioeducativo personalizado, transferencias monetarias condicionadas y vincular a las familias a iniciativas de capacitación y generación de ingresos, así como asesoramiento socio familiar y vincular a los hogares con otras instancias del Gobierno y de la sociedad civil, que puedan incorporar a la población beneficiaria en sus programas y servicios.

De su lado, Ministerio de la Mujer tiene la responsabilidad de asignarle a la familia de la víctima asesoría legal gratuita y constituirse en parte civil para la judicialización de los feminicidios.

Mientras que Conani tiene la responsabilidad de evaluar la situación de los NNA a través del traslado a la familia que está asumiendo el resguardo, identificar y evaluar familiares o vecinos cercanos bajo cuyo cuidado estén los niños, mediante la medida adoptada por el Ministerio Público.

También Salud Pública se compromete a fortalecer los servicios de atención psicológica existentes y a extenderlos en todo el país, mediante la creación de espacios adecuados, personal especializado y recursos que permitan a los actores del sistema llegar a los hogares de las víctimas de feminicidio.

El protocolo forma parte de un conjunto de acciones llevadas a cabo por la doctora Margarita Cedeño, en su condición de coordinadora del Gabinete de Políticas Sociales, y en aras de contribuir a crear una sociedad en valores y libre de todo tipo de violencia.

Etiquetas:

Contenido | Menú | Botones de Acceso