Progresando con
Solidaridad

Ayudando a reconstruir hogares destrozados por feminicidios

julio 22, 2020

El Protocolo de Atención a Niños, Niñas y Adolescentes Huérfanos por Feminicidios, que puso en operación Margarita Cedeño en 2015, acompaña a 218 familias que acogen a 443 niños, niñas y adolescentes huérfanos

SANTO DOMINGO, 22 de julio de 2020.- El 14 de mayo de 2017 en Matanzas, Baní, un niño y dos adolescentes perdieron a su madre de la mano que quien estaba llamado a amarla y acompañarla: su pareja. La de ella fue una de las 107 vidas que llegaron a su fin ese año en el país por la violencia machista.

Los devastados y confundidos chicos quedaron a cargo de su padre, Alcibíades Valdez, un vigilante privado de muy escasos recursos y resquebrajada salud que confiesa que no sabía cómo accionar ante esa situación de dolor, tristeza, desesperación e incertidumbre que les embargaba.

Algo tenía muy claro Alcibíades, que aún con el corazón destrozado debía sacar fuerzas para echar adelante a su familia. Afortunadamente encontraron el apoyo necesario para ayudarles a sanar, paso a paso, la profunda herida que sufrieron sus almas.

Poco después de la tragedia la familia entró en el Protocolo de Atención a Niños, Niñas y Adolescentes Huérfanos por Feminicidios, una iniciativa liderada desde el 2015 por la vicepresidenta de la República, doctora Margarita Cedeño, a través del programa Progresando con Solidaridad (Prosoli), en la que intervienen también otras entidades estatales.

El objetivo del protocolo es proteger a los menores y brindarles, junto a sus familias acogedoras, acompañamiento sociofamiliar, socioeducativo y apoyo sicológico, así como transferencias monetarias condicionadas como las que se otorgan a través de la tarjeta Progresando con Solidaridad y otras ayudas en los casos que lo necesiten, como lo es el de Alcibíades.

Aunque los casos de feminicidios han disminuido en los años posteriores a este caso, pues en 2018 se produjeron 83 casos y en 2019 fueron 77, urge continuar el cambio de cultura, fomentar relaciones sanas y crear espacios integrales de apoyo y empoderamiento de la mujer. La doctora Margarita Cedeño se ha propuesto la creación del Centro de Atención Integral a la Mujer, al considerar que resultan insuficientes las acciones que se ejecutan hasta el momento en ese sentido para eliminar el flagelo.

Apoyo psicológico y más

A la fecha forman parte del protocolo 218 hogares que acogen a 443 niños, niñas y adolescentes huérfanos de uno o ambos padres y reciben acompañamiento sociofamiliar, psicológico y legal para el sano desarrollo familiar.

“Hemos intervenido a la familia, dándole apoyo psicológico, emocional, educativo, económico, acogimos el proceso de salud del señor Alcibíades. ya que él presenta problemas renales y gástricos, para así garantizar la protección integral de los menores, acompañándolo y coordinándoles las citas médicas en diferentes centros hospitalarios. Será operado próximamente.”, detalla Juana Ángela García, encargada de la Unidad de Apoyo y Seguimiento a Niños, Niñas y Adolescentes de Prosoli.

García explica que al tiempo que les acompañaban con profesionales de la conducta para ayudarles a afrontar y superar el duelo, para garantizar los derechos de los adolescentes huérfanos Prosoli se ocupó de mejorar las condiciones de vida de esa familia, ya que la casa en la que residía el padre carecía de las condiciones mínimas necesarias para ser habitada.

Con los materiales de construcción y la mano de obra aportados ya la familia tiene un lugar digno en el cual vivir, puesto que Prosoli también aportó una nevera, estufa y lavadora. Dos de los chicos están estudiando en la secundaria, no obstante una ha tenido que suspender los estudios, pese a los esfuerzos del programa y del centro educativo, debido a que permanece en tratamiento psiquiátrico desde el 2018 cuando fue diagnosticada con un trastorno psicótico depresivo.

“Desde esa fecha la institución ha asumido de manera responsables el costo de su tratamiento de manera puntual, para que no le falten sus medicamentos, contando siempre con el apoyo de su padre aún dentro de su precariedad, y del acompañamiento de la psicóloga de la Unidad, de los diferentes centros de salud mental, visitas domiciliarias y seguimientos constantes con las terapias psicológicas”, puntualiza.

Indicó que la adolescente y la familia han recibido apoyo de instituciones como el Ministerio de la Mujer, Hospital Nuestra Señora de Regla de Baní, Hospital Juan Pablo Pina de San Cristóbal y del Hospital Doctor Robert Reíd Cabral. Actualmente la jovencita recibe asistencia del psiquiatra José Miguel Gómez.

El acompañamiento a esta familia se refleja en la estabilidad emocional que han podido recuperar, su integración familiar y superación del duelo. El padre también ha logrado independencia, pues ha desarrollado habilidades que no poesía.

“Las familias amparadas en el protocolo han experimentado enormes cambios porqu sienten que no están solas, se sienten apoyadas, tienen una mano amiga que puede seguir trabajando y dándole amor a esos niños. Al comparar el antes y el después notamos el cambio en ellos, tienen un semblante diferente, sonríen y tienen más deseos de vivir”, afirma García.

Otras ayudas

Entre las ayudas tramitadas por el protocolo para los hogares que acogen a los huérfanos (principalmente familiares cercanos) figuran enceres del hogar a 45 familias, una cirugía de cataratas, tres sillas de ruegas y a seis se les entregaron materiales de construcción para la reparación de sus viviendas.

A 25 de las familias protegidas se les ha dotado de paneles solares, a todas se les entrega cada año mochilas y útiles escolares para cada niño del núcleo familiar, tres han sido beneficiados con becas para estudios superiores, entre otros aportes.

Contenido | Menú | Botones de Acceso