Progresando con
Solidaridad

Progresando con Solidaridad motiva a mejorar relaciones personales

agosto 26, 2014

En su conferencia Raúl Terrén invitó a los participantes a que demuestren el cariño a padres e hijos, incluso con un simple abrazo

SANTO DOMINGO.- El programa Progresando con Solidaridad (PROSOLI), como parte de su proyecto Familias en Paz, auspició la conferencia El cuidado como fundamento de la vida, en la cual un psicólogo y terapeuta motivó a una concurrencia mayoritariamente masculina a cambiar viejos comportamientos de frialdad y autoritarismo por relaciones familiares y personales donde prime el cuidado y el respeto.

Raúl Terrén, presidente de la Internacional Biocentric Fundatión, explicó que el cuidado es una estrategia en la cual las personas brindan seguridad a los demás para que puedan ser ellos mismos y sentirse que alguien está ahí disponible por si lo necesitan. Detalló que se puede brindar cuidado acariciando a sus parejas, alabando sus virtudes, callando defectos y celebrando las diferencias.

Invitó a los participantes a que demuestren el cariño a padres e hijos, incluso con un simple abrazo. También les motivó a que sean abiertos a recibir cariño y dejarse cuidar por quienes les rodeen.

“El concepto de cuidado creo que se ha perdido, ha quedado relegado solamente a la primera infancia, a los niños pequeños, y de repente uno en el mundo se encuentra como luchando, sobreviviendo, cuando podría ser un mundo más allá de las dificultades naturales, un mundo donde uno se sienta en confianza de vivir con otros”, expresó.

A la actividad realizada en el auditorio La Trinitaria de la Biblioteca Infantil y Juvenil República Dominicana (BIJRD) asistieron colaboradores de Prosoli, miembros de Organizaciones No Gubernamentales y decenas de agentes de la Policía Nacional, principalmente de género masculino.

En la introducción de la conferencia la directora de Prosoli, doctora Altagracia Suriel, explicó que Familias en Paz busca prevenir la violencia, y a la vez impulsa la participación en más de 800 mil familias que pertenecen al programa social que dirige.

Otras metas del proyecto son promover la educación con cariño, la disciplina positiva, el manejo de los conflictos, la participación comunitaria y, sobre todo, la reducción de la violencia contra la mujer.

“Con familias en paz estamos promoviendo en los hombres una nueva masculinidad orientada al respeto y cuidado de la mujer basándonos en valores y en la ética. No sirven las viejas fórmulas, tenemos que forjar hombres nuevos, solidarios, respetuosos, responsables, cariñosos y que cuiden de sus mujeres y de sus hijos. No solo como proveedores sino como padres, como compañeros, amigos y como gestores de una nueva cultura basada en los derechos, la inclusión, la equidad y la igualdad”, manifestó.

Suriel sostuvo que el cuidado del otro se sustenta en la reverencia que tenemos por el ser humano, “Por su dignidad porque todos tenemos la misma sangre, el mismo código genético, todos tenemos la misma condición humana, todos tenemos un origen común, somos hijos de la tierra, todos somos hijos de Dios”, destacó.

Mientras que Terrén aclaró que no es lo mismo el cuidado que la protección. Detalló que cuando se cuidad de alguien se genera un clima de libertad y seguridad como el de una madre con su bebé, que satisface todas sus necesidades; mientras que al proteger se cuida al otro de los peligros.

Motivó a los participantes a que no se conviertan en esclavos del trabajo para que puedan disfrutar del placer de la vida, sacando tiempo para cuidar de sus propios cuerpos así como de las personas que les rodean, en primer plano a la familia, a sus compañeros de labores y luego a su comunidad.

Concluyó su ponencia con la frase: “La evolución de la humanidad dependerá de nuestra capacidad de cuidar y dejarse cuidar”.

Etiquetas:

Contenido | Menú | Botones de Acceso