Progresando con Solidaridad

Historia

Progresando con Solidaridad (PROSOLI) es un programa de protección social que combina transferencias monetarias condicionadas (TMC), creación de capacidades, acompañamiento sociofamiliar y la vinculación a los servicios sociales que ofrecen el Estado y la sociedad civil. Nace con el compromiso de contribuir a romper la transmisión intergeneracional de las causas que generan la pobreza en nuestro país.

Fue conformado a través del decreto 488-12, el cual integró las acciones de creación de capital humano y social del ya existente programa Progresando, con las transferencias económicas y corresponsabilidades del programa Solidaridad, con el propósito de reforzar la estrategia de reducción de la pobreza y de generación de bienestar en las familias que atiende.

Esta forma de hacer políticas púbicas ha convertido a Prosoli en un programa de cuarta generación, dado que no solamente entrega TMC y subsidios focalizados, sino que además acompaña a las familias vulnerables en su proceso de desarrollo integral, propiciando oportunidades y promoviendo el ejercicio de derechos fundamentales, así como el empoderamiento ciudadano.

Desde su creación, en agosto de 2012, a la actualidad, Prosoli ejecuta su segundo Plan Estratégico Institucional destacándose importantes logros e impactos en la sociedad. De igual forma, la cobertura se ha incrementado considerablemente. En sus inicios contaba con 608 513 familias que recibían transferencias condicionadas, y al cierre de diciembre de 2016, este número pasó a ser de 803 000 familias, que además de las TMC también reciben acompañamiento socioeducativo, mediante escuelas de familias y visitas domiciliarias. En este mismo período tenía una cobertura del 29% de los pobres extremos (ICV-1), el 71% de los pobres moderados (ICV-2).

A lo largo de la puesta en marcha de la estrategia Prosoli, la anemia se ha reducido en 50% en la población atendida; ha aumentado el acceso a la inmunización y a la atención integral en salud en la primera infancia, en un 15% en comparación con la población no beneficiaria y ha reducido la posibilidad de un embarazo a destiempo en niñas y adolescentes, de escasos recursos, de un 43% a un 24%, en comparación con la población no beneficiaria.

A pesar de todos estos logros, Prosoli sigue desarrollando nuevas estrategias e innovaciones para continuar impactando de manera positiva en los principales retos sociales del país.

«El país continúa Progresando con Solidaridad»

Progresando con Solidaridad