Progresando con Solidaridad

Juliana Castro Rodríguez

Juliana Castro Rodríguez, 45 años
Desarrollo Económico
Andrés Boca Chica
#MujeresDeProgreso

 

En el año 2005, un nuevo comienzo tocó las puertas del hogar de Juliana Castro, en Los Tanquecitos de Andrés Boca Chica. Cuando recibió la visita de un enlace familiar de Progresando con Solidaridad (PROSOLI) para hablarle de los beneficios y los siete componentes del programa, no dudó ni un segundo y comenzó a asistir a las Escuelas de Familia. Como cumplía con todos los requisitos de la iniciativa social, se convirtió en participante de las transferencias monetarias condicionadas.

Hizo un curso de costura que le permitió convertirse en la emprendedora que es hoy. Montó un pequeño negocio de costura, lo que le rentó suficiente para ayudar a su esposo con los gastos de la casa. Este fue uno de los primeros pasos para que su vida empezara a cambiar.

Para ese entonces, su casa solo estaba construida de bloques, sin empañetar, tres habitaciones, un baño y no tenía marquesina. Ya hoy es totalmente diferente, ha avanzado bastante, pues ella junto a su esposo tomaron dos préstamos que le sirvieron para mejorar su taller de costura y su vivienda.

Juliana no se quedó ahí, su meta es hacer el curso de formación metodológica para convertirse en facilitadora y suplir de materiales a las mujeres que estén haciendo los cursos de costura.

Ella también es colaboradora en la Escuela República de Guyana, donde imparte catecismo, de igual manera motiva a las mujeres a que hagan los cursos que se imparten en los Centros de Capacitación y Producción Progresando (CCPP).

Considera que la iniciativa de la vicepresidenta de la República, Margarita Cedeño, es de mucho interés para las mujeres, y que con los cursos que ofrece a través de Prosoli ha ayudado mucho a las familias a salir de la extrema pobreza.

«A las mujeres que avancen y que echen para adelante, que se puede. ¡Se puede llegar!».

Progresando con Solidaridad