Un mejor
es un mejor país

Bienvenida García Adames

Bienvenida García Adames, 41 años
Desarrollo Económico
Las Colinas II, San Pedro de Macorís
#MujeresDeProgreso

Bienvenida García sintió que el mundo se le venía encima cuando el padre de sus cuatro hijos, y el hombre que llevaba el pan al hogar falleció. Chicha, como le llaman sus vecinos más cercanos, en medio de su desolación recibió motivación por parte de los enlaces del programa Progresando con Solidaridad (PROSOLI) para que se capacitara y continuara luchando por ella y por el futuro de sus pequeños.

Fue así como comenzó su camino hacia el éxito al realizar el curso de lencería y tomar un préstamo para la fabricación de colchas y cortinas; también compró una vitrina en la que colocó otros accesorios y artículos de fantasía. Pronto tuvo que salir del pequeño cuarto en el que comenzó y utilizar la galería y sala de su casa, con el objetivo de buscar el espacio que su negocio, que crecía día a día, requería.

Además de colchas y cortinas, Bienvenida fabrica y vende ropa para damas y niños. Ella marca un antes y un después en su vida, luego de los cursos recibidos en Prosoli, que incluyen corte y costura, transformación, emprendimiento, informática, pintura en tela y pinceladas, ya que estas capacitaciones la han convertido en una persona segura de sí misma y sin miedo a tomar decisiones y a emprender nuevos proyectos.

Esta dama se siente agradecida del apoyo recibido por su comunidad donde, como enlace familiar, tiene a su cargo 50 familias, las cuales motiva para que se capaciten y cumplan con los siete componentes del programa. Además, es miembro de la Asociación de Padres, Maestros y Amigos de la Escuela y de la junta de vecinos de Las Colinas II, órganos que la ponen de ejemplo de superación económica y nivel de activismo y participación en favor de las otras familias del barrio y zonas aledañas.

Su consejo para otras mujeres es que no tengan miedo, que el Programa les enseña a salir del estancamiento, a no conformarse solo con las ayudas que reciben de las transferencias condicionadas, sino a capacitarse y emprender algún tipo de negocio.

«Nunca es tarde para prepararse, yo terminé el bachillerato después que tuve mis hijos».

Progresando con Solidaridad